Las carnicerías de Viedma tenían previsto comenzar la semana con un aumento d de 40 pesos por corte en la carne vacuna en lo que constituye casi un 10 por ciento con relación a los de por si ya altísimos precios que se pagan en la zona.
Así, el kilo de asado en la capital rioengrina se comecializa a valores que en algunas bocas de expendio rondaría los 500/550 pesos
Según medios periodísticos comarcanos, los carniceros también manifestaron su disconformidad con carnicerías de Patagones, ya que en la ciudad aledaña se comercializa a ostensible menor valor los cortes.
Lo llamativo en este caso es que los propietarios de carnicerías se molesten con sus pares y no con el monopolio que obliga a pagar la carne más cara del país.
En estos días se pudo leer en publicidades de cadenas de supermercados de Capital Federal cortes de pulpa, como bola de lomo o peceto a 320 pesos por kilo y el cerdo en sus cortes más caros a 229 pesos, algo impensado en nuestra zona.
Según el Diario La Nación de Buenos Aires, “en medio de la cuarentena por el coronavirus, que llevó a una baja de hasta el 35 % en su consumo por el cierre de restaurantes y parrillas, los precios del asado ya bajaron hasta un 40 %, según destacaron en la cadena cárnica. Este fin de semana hubo numerosas ofertas en supermercados.
El kilo que estaba de $ 350 a 380 pesos antes de la pandemia ahora va de $ 219 a 230 pesos en supermercados”.
Los productores no suelen cobrar mucho más el kilo vivo que ganaderos de otras zonas y los costos operativos de un frigorífico son los mismos.
Es más, el monopolio local paga impuestos irrisorios y en muchos está excento, privilegio que no tienen muchos otros comerciantes.

La participación de la política en el tema es nula o al menos intrascendente.
Sin embargo las excenciones y privilegios con las que cuenta el reducto del kilómetro 5 de la ruta provincial 1 son interminables, demostrando que sí la política se inmiscuye
Porque FRIDEVI no paga Ingresos Brutos y las tasas están calculadas por unidad y no por metros cuadrados como en cualquier comercio, lo que representan enormes dividendos comparativos.
Excusa para otrogarle “esas ventajas” fue siempre que “genera mano de obra”, una supina ofensa a la inteligencia de los vecinos.
De confirmarse el aumento será otro golpe a los bolsillos de viedmenses que siguen transfiriendo enormes dividendos a un sector hiper concentrado de la economía local.
El problema es que los que pueden y tienen las herramientas, no hacen nada en favor de la gente.
Nada.
Ni siquiera podemos disfrutar de Precios Cuidados en carnes en Viedma.
Una rareza que nadie explica.
Ni siquiera los que dicen militar el “campo nacional y popular”

- Publicidad -