Desde la Asociación de Familiares y Víctimas del Terrorismo de Estado de Río Negro reafirmaron su acompañamiento al pedido de aparición con vida de Facundo Astudillo Castro, un nuevo desaparecido en democracia.
“Queremos señalar, como tantas otras veces, la existencia de un problema estructural en lo referido a las fuerzas de seguridad de nuestro país y de nuestra provincia, claramente visible desde el regreso de la democracia a esta parte (la última dictadura reconfiguró y empeoró su rol represivo) pero también identificable a lo largo de la historia de nuestro país desde su conformación como Estado Nacional.
Si bien cada gobierno establece sus propios lineamientos respecto de las políticas públicas de seguridad, ha quedado en evidencia, una vez más, que las instituciones policiales siguen aplicando con cierta autonomía sus prácticas represivas y delictivas,sosteniendo sus redes de encubrimiento y sus pactos de silencio. Entendemos que estas prácticas sedimentadas y cristalizadas en nuestra sociedad a lo largo del tiempo no se erradican de un día para el otro, sin embargo consideramos urgente e impostergable la implementación y el diseño de políticas sólidas y sostenidas que conduzcan a la democratización de las fuerzas de seguridad.
En el caso de nuestra provincia, tanto la Universidad Nacional del Comahue como la Universidad Nacional de Río Negro, han sido parte de la experiencia desarrollada a partir de la implementación de la formación del personal policial en dichos espacios académicos. Esta iniciativa se desarrolló durante los gobiernos de Néstor y Cristina, y fueron parte de un cambio de paradigma en relación a la formación de los y las jóvenes policías. Vale recordar que, Lucas Muñoz, el joven policía secuestrado y asesinado, posiblemente, por sus propios compañeros en la ciudad de Bariloche, fue uno de los graduados de la Tecnicatura de Seguridad Ciudadana en la UNRN.
Los cambios llevarán tiempo y la implementación de políticas progresistas orientadas a la seguridad democrática y ciudadana, se enfrentará a una férrea resistencia del cuerpo policial-militar. El cambio de paradigma, sabemos, trae consigo una ardua batalla, pero confiamos en que el equipo que conduce las políticas actuales desde el Ministerio de Seguridad de la Nación conoce en profundidad el tema. Tanto la Ministra como su equipo se han abocado en las últimas décadas al estudio especifico de las estructuras policiales y militares: sus andamiajes delictivos, sus estrategias ilegales para incrementar ingresos, la desigualdad de género, la cultura “familiar” y tradicional de los mandatos e ideología,etcétera.
Entendemos que la existencia de estos comportamientos estructurales no exime de su responsabilidad a quienes dirigen los Ministerios de Seguridad, tanto nacionales como provinciales. Quien gobierna y asume la responsabilidad no puede ampararse en la cuestión estructural, es inadmisible el “se hace lo que se puede”.

Para mejorar nuestra democracia se necesita correr los márgenes de lo posible. No se trata de separar a los “policías malos”, se trata de trabajar para que los que vengan sean distintos y mejores. Es una tarea urgente abordar la cuestión de la formación desde una perspectiva vinculada a los derechos humanos. El Estado debe planificar políticas integrales de seguridad que achiquen la brecha entre sus fuerzas de seguridad y la sociedad civil.
“Desde la Asociación sostenemos el reclamo por la democratización de las fuerzas de seguridad, confiamos en que nuestros actuales representantes avancen férreamente en este sentido y nos comprometemos en la parte que nos toca para avanzar en resolver la cuestión estructural. No nos vamos a sentar a señalar con el dedo al otro sin asumir nuestro propio compromiso y responsabilidad. Creemos que el campo popular debe unirse en este reclamo y no equivocar el foco principal. Frederic no es Bullrich, así como Alberto no es Macri”, agregan.
“Exigimos la aparición con vida de Facundo, lo queremos de vuelta en casa junto a su familia. Y queremos castigo a los culpables de su desaparición”, concluyen desde la Asociación.

- Publicidad -