La Unidad Penitenciaria Federal, con asiento en Viedma, ya está preparada para recibir a unos 10 reclusos, todos provenientes de distintas cárceles federales del país, sin diagnostico de COVID-19, aparentemente.
Mientras tanto, el intendente Pesatti presentó un recurso judicial (“Hábeas Corpus”) para impedir esa llegada.

La medida, tomadas en fueros del gobierno nacional, intenta descomprimir la superpoblación en cárceles y evitar así la propagación del virus.
Según constató EL TENDAL por al menos dos fuentes de información, los 10 presos serían alojados en un pabellón de aislamiento y, a los 5 días de estar en Viedma, se les hará el hisopado correspondiente.
Las autoridades de la Unidad 12 ya tienen todo dispuesto para recibir a los trasladados, en caso de realizarse.

Rechazo político oficial

Mientras tanto, el bloque oficialista de JSRN en el Concejo Deliberante local emitió un comunicado donde “rechaza el traslado de 45 internos con sintomas de COVID-19 a la Unidad 12 de la capital provincial” y aclaran que esa manifestación es un respaldo “a las declaraciones del intendente pesatti”.
“No podemos permitir que arbitrariamente se decida que Viedma deba ser destino de internos con COVID -19 y poner en riesgo la salud de los viedmenses”, argumentaron los ediles.