El Rotary Club de Viedma cumple este 25 de julio medio siglo de vida sirviendo a la comunidad de viedmenses y maragatos.
Uno de sus más caracterizados socios, Héctor Guidi, explicó en EL TENDAL que “el Rotary es gente que hablaba de servicio”
Agregó que “los años me enseñaron que ello significa “ser útil al lugar donde vivís”, tratar de alguna manera de ayudar a la gente”.
“Esta es una empresa, cuya especialidad es administrar el servicio a la comunidad” afirmó Guidi y amplió con que “además es una empresa que todos los años cambia el Directorio y el presidente vuelve a ser obrero”.
Relató que “desde 1985 que empezó la Polio Plus -una campaña mundial para erradicar el flagelo de la poliomelitis-y hoy, salvo Afganistán y Somalía, no hay polio prácticamente en el mundo”
Aseveró que “en Viedma, solamente, con los aportes que se hacen, se vacunaron 50 mi personas. O sea, se salvaron 50 mil vidas”

Labor enorme

El Rotary Club Viedma tiene una enorme tarea comunitaria, con programas propios que son toda una marca registrada.
Su elección cada año del “Ciudadano o Ciudadana Distinguido en el Servicio a la Comunidad”; su gestión para crear en su momento el Colegio Industrial; lo hecho con sus clubes Interac y Rotarac; ajuares a madres en hospitales; su Rueda Femenina; Maratones radiales por el Día del Niño; padrinazgos de entidades educativas y barriales, etc.

“Simplemente, reuniéndonos los martes, hacemos un algo para solucionar un poco”, dijo con emoción
Guidi aseguró que “las relaciones mueven al mundo, y en Rotary tratamos de enaltecerlas”
“Hacemos y muchas veces no mucho, pero somos un grupo de amigos”, indicó
El reconocido profesional y docente citó al programa de salud visual de la gente que “es nuestro “caballito de batalla”
“Gracias a ello llevamos entregados más de 15 mil anteojos gratuitos a gente que realmente lo necesitaban”, rememoró.
Hoy con la Casa de la Amistad ya como un hecho concreto, Héctor Guidi se emocionó al citar a rotarios que ya no están.
“Ser rotario en Viedma es una experiencia que valió la pena vivir”, concluyó

- Publicidad -