Inicio Actualidad Cuento chino: cerró el restaurant y nadie sabe dónde está el dueño

Cuento chino: cerró el restaurant y nadie sabe dónde está el dueño

El dueño del restaurante y parrilla de tenedor libre en pleno centro de Viedma cerró el negocio cuando comenzó la cuarentena y nunca más se supo nada de él.
Lavacopas, mucamas, mozas, cocineros y parrilleros quedaron a la deriva desde entonces y todos los esfuerzos para encontrarlo han resultado infructuosos hasta el momento.
Desde la Secretaría de Trabajo provincial, el gremio UTHGRA seccional Viedma y los propios empleados que no logran cobrar un peso desde entonces vienen realizando averiguaciones y gestiones con resultados negativos.
“Como por arte de magia, se desvaneció en el aire”, dijo una fuente gremial a este medio mientras muchos coinciden en que podría haberse “fugado” a la provincia de Mendoza.
Ubicado en plena calle Buenos Aires, tradicional arteria céntrica de Viedma, “El Dragón” – popularmente conocido como “el chino”- se había transformado en cita obligada para quienes gustan de esa modalidad gastronómica y de consumo habitual para viajantes, políticos y gestores que llegan a la capital rionegrina.
Nadie sabe dónde está el inquilino y además todas las acciones para que comparezca el dueño del local, de apellido Ku, también fueron de nulos resultados.
Ku es el propietario también del “Super Market”, supermercado ubicado en inmediaciones del barrio Guido de Viedma y un inversor de importancia desde hace unos años cuando llegó al valle inferior de la mano de uno de los abogados más ricos hoy ya fallecido.
Ku tampoco responde a los llamados de la ley, aún con la participación policial.
Mientras tanto, trabajadoras y trabajadores viven sus horas más aciagas no sólo por no poder trabajar sino por ni siquiera poder cobrar lo que se les adeuda.
Una grave situación que demuestra la endeble situación de los sistemas de control especialmente cuando se trata de poderosos capitales extranjeros.