(Por Museo Emma Nozzi) En 1816 Patagones esperaba que los tehuelche lo salvaran del hambre antes que pensar en la declaración de independencia de las Provincias Unidas.
En el informe que en 1815 un funcionario elevó al gobierno, afirmaba que los vecinos “…no tienen absolutamente nada para engañar el hambre de sus hijos. Han estado oprimidos con las contribuciones y multas. No tienen forma de cómo empezar sus labores: el trigo y el ganado ha sido tomado por el comandante Vera… (autoridad del Fuerte entre 1814 y 1815) dejándolos sin bueyes para romper la tierra y adelantar sus sementeras…no hay en todo el territorio un animal vacuno que se asome en estas bastas campañas al punto que los pobladores no conocen otra cosa que la carne de liebre…”

Ante la dramática situación, el comandante Sancho acudió al cacique Ojo Lindo para que trajera vacunos desde la península de Valdez donde abundaban los cimarrones (ganado salvaje) originado en el Fuerte San José, arrasado en 1810.
“…el cacique Ojo Lindo se halla acampando en el fuerte San Josef con sus caciques y cientos y más indios de donde espera regresar a su puesto con las más de 1000 cabezas de ganado”! en cumplimiento de la contrata que tengo celebrada con él. Para esto me pide cuatro recados, tres frenos, seis sombreros que podrán ser de los ordinarios…bayeta colorada y seis pares de espuelas de fierro para presentar a dichos caciques y sus compañeros”.
Muy poco pidió el cacique para tan importante servicio.

- IMPORTANTE -