Internos del Penal número 1 con sede en Viedma reclamaron que se retomen las visitas de familiares, suspendidas desde que comenzó el aislamiento por el COVID-19.
Familiares de los alojados denunciaron que el personal del Servicio Penitenciario rionegrino reaccionó intempestiva y violentamente ante el pedido y comenzó una represión que se extendió al menos por espacio de cuatro horas en el interior de la cárcel.
Los familiares, desde las puertas del predio, denunciaron la existencia de heridos y contusos entre los reos y la incertidumbre de no saber sobre el estado real de cada uno.
Ante las cámaras del excelente servicio informativo de ENTV realizaron un encendido reclamo, solicitando la presencia de reprsentantes de la Justicia, el Instituto de Presos y Liberados y del titular de Derechos Humanos de la provincia.
Al cierre de esta nota no se pudo establecer si alguna autoridad competente se acercó al lugar.