La comarca, por los efectos de la denominada causa APEL, escucha estos días términos judiciales no habituales.
Ante el tour mediático del concejal, en uso de licencia, Ricardo Angos, donde niega haber cometido un delito y teniendo en cuenta que no se le ha efectuado la pregunta “pues entonces, si no cometió delito, por qué paga con terrenos y trabajos comunitarios”?, es dable exponer que significa el recurso de “suspensión de juicio a prueba” y/o “probation”.
La suspensión del juicio a prueba, también conocida como “Probation” es una forma de extinción de la acción penal respecto del imputado que cumplió determinadas reglas de conductas durante un período de prueba fijado por el tribunal que la concedió, siempre que se reúnan los recaudos legalmente establecidos. (Libro Primero – Título XII del Código Penal).
Deben tratarse de delitos de acción pública reprimidos con pena de reclusión o prisión cuyo máximo no exceda de tres (3) años.

Naturaleza, fines y fundamentos

La suspensión del juicio a prueba, es una causal de extinción de la acción penal condicionada en el tiempo a la no comisión de un nuevo delito, a la reparación de los daños en la medida ofrecida y al cumplimiento de las reglas de conductas impuestas por el tribunal.
Sus fundamentos radican en evitar la realización de la audiencia de debate, la estigmatización del imputado y descomprimir el sistema judicial, constituyéndose en una medida alternativa de resolución de conflictos.
Tiene como finalidad, también, un sentido preventivo especial, en tanto que se pretende posibilitar la resocialización del imputado mediante la imposición de una serie de reglas y pautas de conductas que debe cumplir.
Si bien se respeta el principio de inocencia, del que este medio no tiene ningún interés de alterar, se expone la correspondiente definición para evitar la sonsarrona forma con que se trata de estúpidos -en el sentido literal del término- a viedmenses y maragatos.