Una pareja de mexicanos que recorrían Argentina fue sorprendida por la cuarentena en Viedma y desde hace más de 70 días están varados en la Costanera.
Sin molestar a nadie, sin pedir nada a nadie, llevan adelante su vida sin hacerse notar a pesar de tener que vivir en un motor Home y sin poder moverlo.
Más allá del costoso vehículo, que cuenta con todas las comodidades, su plan de viaje está suspendido y con lo que ello implica a más de 10 mil kilómetros de su casa.
El contraste de su disciplinado acatamiento frente a los viedmenses que a ruido de bocinas pidieron este sábado el fin de la cuarentena, fue notorio.

- Publicidad -