El caso de un trabajador de Salud que optó “per sé” no ir a trabajar aún a riesgo de sufrir sanciones disciplinarias porque ve cómo en su lugar de trabajo se violan todos los protocolos de prevención contra el Coronavirus quedó expuesto en el programa EL TENDAL por FM Signos.
Rubén Darío Sosa trabaja en Mesa de Entradas de la sede central del Ministerio de Salud de Río Negro en Viedma, en el clásico “edificio azul”, frente a plaza San Martín y a escasos pasos de la Casa de Gobierno.
“Me reintegré el lunes al trabajo y me sorprendió que nadie llevara barbijo dentro del ministerio”, narró Sosa.
Dijo que en su tarea en Mesa de Entradas “hay contacto permanente con correspondencia y papepeles y otros agentes de distintas reparticiones e incluso del interior de la provincia. Cuando pregunté que debía hacerse me indicaron un rociador para aplicfarle a los papeles”
Sosa expuso ante los responsables de Personal la falta de barbijos en a mayoría de los trabajadores del lugar y las escasas medidas de prevención.
“La única persona de todo el ministerio que la ví entrar con el barbijo puesto fue a la Secretaria de Salud, la doctora Iberó”, afirmó.
Agregó que “me mandaron a la parte de Epidemiología y cuando me atendieron lo único que les interesó era por qué yo no había ido a trabajar los días previos”
El trabajador había gozado de sus legales días de licencia.
No contento con esto, en un ministerio donde hacía mucho frío ya que no funcionaba el sistema de calefacción, Sosa se apersonó en el gremio UPCN, doinde deben velar por sus derechos.
“En UPCN me atendieron bien pero me quedó un gustito amargo. Me dijeron que el uso de barbijo no es obligatorio en un ministerio. creo que están equivocados”, detalló.
El trabajador fue contundente: “prefiero que me sancionenpor no ir a trabajar, pero yo no voy a ir a contagiarme en estas condiciones”