“Tenía una hija de 3 años cuando me dijeron que me daban la casa; hoy tengo tres nietos y sigo esperando”.
La voz de Mirta Cornelio retumba a bronca en el aire de FM Signos.
En EL TENDAL cuenta cómo es vivir 24 años ó 288 meses que son 8.640 días distribuidos en 207.360 horas esperando se cumpla lo que se tenía que cumplir: que terminen la vivienda y le den las llaves
“Hicimos muchos reclamos y nadie escucha”, explicó al reseñar que las viviendas (18 de 77) fueron adjudicadas durante el mandato de Magdaleno Ramos en Patagones.
“Ahora estoy trabajando y no puedo ir y pedir que las terminen de una vez” dijo y cree que “somos gente buena, de trabajo y no sabemos hacer lío y se aprovechan de eso”.
Contó que son 24 años de recibir siempre la misma respuesta: “siempre dicen que falta plata. Estuvimos contentos dos semanas cuando vimos algo de movimiento hace unos días, pero no pasa nada”.
Detalló que a las viviendas “no les falta mucho, la mayoría tienen las puertas y ventanas y algunas están pintadas. Deben faltar los servicios y esas cosas”
Recordó que cuando salió adjudicada “nos decían que si no teníamos las cuotas pagas no nos daban la casa. Yo en ese momento estaba desocupada y recibía un plan social de 150 pesos. No comía pero pagaba la cuota”
Agregó que “soy enfermera y tengo dos trabajos y no me alcanza para pagar un alquiler”.
Aseguró que hicieron de todo en estos años, notas, visitas “hasta fuimos al Concejo Deliberante y nada”.
“Te agarra angustia y dolor generada por la impotencia”, sentenció en el 90.9

- Publicidad -