En periodismo existe una académica definición que distingue “un rumor” de “versión” para que sea “información/noticia”.
Ergo, a lo escucado por ahí (rumor) debe contextualizarselo (versión) para luego chequearlo (información)
Si bien EL TENDAL intentó contactar a las autoridades de la obra social rionegrino, la información recabada indica que el IPROSS habría enviado un auto con chofer – cuyo apellido comenzaría con la letra J- nada menos que a Brasil en plena pandemia del coronavirus.
El motivo? buscar a una médica del institutro que había ido a pasar unos días de vacaciones en una de esas paradisíacas playas y quedó varada en el país con más alto número de infectados y muertos por el COVID-19 del Cono Sur.
La galena – cuyo apellido remonta a una de las plumas más celebradas del Neoromanticismo argentino en la década del 30 del siglo pasado- previamente pasó por Córdoba a visitar un familiar.
El chofer por estas horas estaría aislado en un departamento de Viedma y, al trascender el suceso, las más altas autoridades de la obra social le habrían confirmado a una fuente inobjetable que “los gastos -unos 60 mil pesos- los pagará la profesional”.
Como se sabe está prohibido usar un bien del Estado en beneficio propio o de terceros.
Ello es “peculado” y tiene una pena mínima de seis años en el Código Procesal penal.
Si se constata el hecho, la gravedad aún es doblemente mayor ya que resulta temerario que aquellos que tienen la responsabilidad de velar por la salud decidan ligeramente utilizando bienes y personal del estado.

- IMPORTANTE -