El caso de los que dicen representar al peronismo rionegrino sólo puede definirse como una especie de “filomacrismo”.
En términos de política formal, no puede ser ubicado como de “derecha” ni -como el menemismo o pichetismo a ultranza- “neoliberales” porque no les da el cuero.
Son demasiados cobardes para asumirlo, aunque a ellos les va muy bien: cobran fortunas por su indisimulada conquista de una representación que dista millones de kilómetros de estar a la altura de la doctrina, las 20 verdades y mucho menos del Manual de Conducción Política.
Ni qué decir del kirchnerismo y la actualidad.
Mientras Alberto Fernández ubica en la ANSES a una hija de desaparecidos y militante de base, aquí piden plata para empresarios de la educación.
En las últimas horas, la propia presidenta del bloque “Frente de Todos”, “Maru” Martini, junto al ex Pacto Autonomista Liberal de Corrientes, Nicolás Rochas y al frentegrandista Marcelo Magno, pidieron al gobierno rionegrino que auxilie a las Guarderías pre escolares privadas.
Obviamente, el fundamento es la crisis generada por el Coronavirus, lo que resultaría razonable si alguna vez, alguno de ellos o sus pares de bancada se hubiesen acordado de las docentes y auxiliares que trabajan -muchas veces en negro y en condiciones paupérrimas- en esos establecimientos como ahora lo hacen con los propietarios.
Nunca lo hicieron
No hay un solo proyecto en la legislatura, ni archivado ni en tratamiento que defienda a esas y esos trabajadores de la educación temprana de los rionegrinos.
Sin embargo, ahora piden por las guarderías.
No se entiende mucho, incluso sí alguno de ellos o esposas o entenados fuesen dueños de una guardería en algún rincón rionegrino.
Llama aún más la atención que sea el legislador Magno quien adhiere, tratándose de alguien que fue secretario general del gremio docente y ministro de Educación de la provincia.
Google u otro “navegador” se niegan a brindar pista de preocupación alguna de Mango por “las guarderías” en sus épocas de referente gremial o ministro del área.
Es cierto que no debería llamar al atención que se permita en una organización que se dice “peronista” estar del lado de una de las patronales con más juicios laborales en la estadística judicial autóctona sabiendo que un locuaz maestro los ha taimado como el mejor Houddini.
Perón y Evita ya no pueden enterarse y Cristina y Alberto deben estar muy preocupados.
Pero que interesante sería que alguien les susurre qué pasa en Río Negro con su “Frente de Todos”
De hecho en ese bloque se sostiene a Alejandro Marinao ya no sólo como legisador sino como “vicepresidente segundo de la legislatura”.
Marinao es maestro de escuela.
O al menos lo era mucho antes de transformarse en una especie de representante de falsas ART y de contaminar a un bloque que supo tener maestros y legisladores que, cuando cantaban la marcha, por lo menos sabían la letra.

- IMPORTANTE -