“Nos tuvieron retenidos desde las once de la noche de anoche hasta las 9 de la mañana de hoy en la Caminera, con mis hijas con frío durmiendo en el auto y sin respuesta porque no llegaba el personal de Salud”.

Diana con su marido y tres hijos pasó un mes en Misiones, donde había ido a pasar unos días con su madre antes de la cuarentena, sin pasajes ni manera de volver hasta que su mamá le presto su auto y pudo conseguir el permiso nacional.

La odisea que le tocó vivir la narró con lujo de detalles en EL TENDAL por FM Signos, en el 90.9

“Pasamos 3 provincias,y en una tuvimos que quedarnos por un inconveniente con el auto,en Concordia nos tomaron la temperatura,vieron el permiso y nos escoltaron al hostel; en los otros controles,temperatura y permiso”, explicó.

“Con mas ganas de llegar a mi casa, hacer algo de comer y darnos un baño, después de estar viajando casi 20 horas, y llegó a Viedma y los policías, aparte del permiso me piden un “certificado medico”; señala

“Obvio, no lo iba a tener porque donde estaba varada atienden urgencias nada más, nos llevan los permisos y sale la oficial,q un momento antes la escuchamos decir que “si no tenemos certificado médico nos volvamos a Misiones”, agregó

“Le dijimos que no estábamos de paseo, sino volviendo a mi casa”, añadió

“Tuvimos que firmar que nos iniciaban una causa judicial. El decreto no habla de plazos como nos endilgan”

Diana dijo que “ahora si en casa por fin, como saben la noche estuvo medio fría, yo no dormí, así que estuve 30 horas sin dormir”, agregó

En las redes sociales, Diana agrega que “el cuento es el siguiente : la policia le echa la culpa a los del hospital que no quisieron ir a tomarnos la temperatura porque no tenían orden del director; el director (que llamó a la oficial a las 8,30 de la mañana) dijo que el fiscal no le había dado orden; el fiscal dijo que apenas avisó la policía de nuestra llegada el comunicó a salud para que se nos haga los controles correspondientes y así todos se tiran la bola”

“Pero nosotros la pasamos mal que desde el lunes venimos viajando, que estamos por demás cansados, que mis hijas tenían hambre y frío en un auto paradas frente a un puesto caminero a unas cuadras de su casa”, afirmó

Finalizó con que “elegimos venir ahora, nos agarro la cuarentena. Y ahora ya estoy en casa, viendo al abogado porque encima de todo me hicieron una causa judicial”