Las primeras elecciones generales de la provincia de Río Negro, se realizaron el domingo 23 de febrero de 1958. Serían las primeras autoridades autónomas electas después de la provincialización del entonces Territorio Nacional de Río Negro, concretado el 15 de junio de 1955 durante el gobierno justicialista de Juan Perón.

En esa jornada también sellevaron a cabo las elecciones presidencialesy legislativas a nivel nacional. Las elecciones fueron convocadas por las autoridades de la dictadura militar denominada Revolución Libertadora que, en septiembre de 1955, habían derrocado al gobierno constitucional justicialista conducido por Juan Peró

En cumplimiento de un pacto secreto firmado entre Perón y Frondizi, el líder justicialista,desde el exilio, dispuso y ordenó que sus afiliados y simpatizantes votaran por Arturo Frondizi como candidato presidencial y a los candidatos de la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI)que se presenten para cargos de Gobernadores, legislativos y municipales de ese nucleamiento político.

Se presentaron ocho candidatos para el cargo de Gobernador de Río Negro. Edgardo Castello (UCRI); José Enrique Gadano (UCRP); Roberto de Rege (PDC); Carlos Enrique Días Vera (Partido Blanco); Justo Epifanio (UCRI_Lista Verde); Celestino Luchetti (PS); Adalberto Pagano (PDRN) y Osvaldo F. Bessone (PDP).

Varios partidos impugnaron la candidatura de Díaz Vera, el candidato del Partido Blanco. Lo denunciaron de ser justicialista y pertenecer al régimen depuesto. El tema tomo estado judicial y finalmente su candidatura fue desestimada por la Justicia Electoral.

Lo particular de este conflicto es que el Partido Blanco no estaba proscripto. Era una nueva agrupación conformada por el peronismo marginado que posteriormente en las elecciones del 18 de marzo de 1962, se presentó con ese Partido y ganó la Gobernación de Río Negro con Arturo Llanos. Esas elecciones fueron anuladas por decreto 3534 del 23 de abril de 1962, por el presidente José María Guido.

Otras particularidades de estos comicios es el cargo de legislador provincial que obtuvo para la bancada de la UCRI el doctor Guido.

Él era porteño había nacido en el Barrio de San Telmo.

En 1946 se radica en la Viedma, capital histórica de la Patagonia y del TerritorioNacional de Río Negro.

Se asocia y comparte el estudio jurídico del doctor Castello en Viedma.Pese a estas circunstancias relacionadas con el domicilio y lugar de su trabajo en Viedma, es electo legislador por el circuito de Valcheta.

Constituida la Legislatura Provincial por mayoría de votosGuido es consagrado Senador Nacional de Río Negro en el Congreso Nacional en representación de la UCRI.

 

 

Otro tema surge de los votos emitidos que conforman un total de 65.806 sufragantes.

El ganador Edgardo Castello, acumuló 16.985 sufragios. Entre los votos en blanco 15.671 y los nulos 1.388, suman 17.059. Lo que indica que por 74 votos entre estos dos rubros superaron a Castello. Es de suponer que, si se hubiese permitido la participación de Carlos Enrique Díaz Vera, el peronismo podría haber conquistado con los votos soberanos del pueblo la primera elección para consagrar a su primer Gobernador provincial.

Es preciso destacar que, en todos los antecedentes examinados sobre este proceso, además dela consulta realizada aantiguos dirigentes justicialistas relacionados con la vida y actividad militante de  Díaz Vera, candidato peronista en las primeras elecciones provinciales, fueron negativos. No existen referencias sobre su domicilio y profesión, carrera política, y actividades anteriores y posterioresal 23 de febrero de 1958.

El proceso de “desperonización” iniciado en 1955 borró de la historia oficial de la provincia a Emilio Belenguer, Gobernadorde Río Negro durante seis años (20-12-1949-16-09-1955) y a Arturo Llanos que fue Gobernador electo en las elecciones del 16 de marzo de 1962. Nada en la provincia recuerda su paso en la historia del ex Territorio Nacional y de la naciente provincia. Carlos Enrique Díaz Vera se suma a esta ideológica negligencia.

Pero sobre este proceso político tiene una culpa mayor, el Partido Justicialista de Río Negro. Es evidente que no supo, ni tuvo interés en  rescatar desde el fondo de la historia provincial a destacados dirigentes políticos que lucharon por mantener levantadas las banderas del Movimiento Nacional y Popular nacido en 1945 que impulsan la soberanía política,la independencia económica yla justiciasocial.