La situación es muchas veces terrible.

Álgida. Extrema.

El pasado sábado, en el primer día de Cuarentena total decretada por el gobierno nacional, otra vez Stroeder amaneció sin una gota de agua.

“Fue horrible”, dijo en El Tendal la comunicadora y militante política Alejandra Gioventú.

“El intendente Zara, en el día de su cumpleaños, tuvo que abandonar la cuarentena y venir a Stroeder. Ahora, llegó él y empezó a salir agua con presión pór las canillas”, recordó.

Gioventú significó que “nuestro drama ya no es de un partido político. Es la historia de un pueblo sin agua, donde la empresa ABSA no nos tiene en cuenta porque seguro para ellos Stroeder es algo insignificante en al facturación”.

“Lo llamativo es que hace unos días se hizo una inspección y se encontraron medidores enterrados a metro y medio de profundidad. Cómo cobra la empresa si no lee lo medidores? A ojito?!” se preguntó.

Para la hasta hace poco concejal distrital “evidentemente hay una cuestión de fondo”.

“Las cañerías son viejísimas; acá no se invirtió nunca en la red y el servicio”, afirmó.

“Imaginate lo que es vivir en cuarentena y levantándote cada día pensando si va a salir agua de la canilla o no”, concluyó.

- Publicidad -