Dubronik, la pequeña ciudad amurallada del Adiátrico, desde donde Carlo Magno conquistó el mundo, fue la primera en declarar una cuarentena para luchar contra una pandemia.

A mitad del siglo XIV, Europa sufrió la muerte del 60 por ciento de su población debido a la llamada “peste negra”.

Ragusa, como llamaron los venencianos a esa ciudad conquistada que hoy es Dubronik, cerró sus murallas para que nadie entre o salga del lugar.

La pesta (el virus) allí frenó su alocada carrera de muerte y desolación.

Adrián Casadei, intendente de San Antonio Oeste, anunció el cierre de esa ciudad, Las Grutas y Puerto de San Antonio Este, para el próximo fin de semana largo que, evidentemente perderá su condición turística. Incluso el jefe comunal anunció medidas contra comerciantes que ya violaron disposiciones establecidas antes de la drástica medida

José Luis Zara hizo lo propio con Bahía San Blas, permitiendo sólo a residentes y propietarios el ingreso o salida de la Isla del Jabalí.

La región se pone firme en determinaciones que atentan contra una actividad económica pero que beneficia a las mayorías.