(Por Juan Peroncho Desilusionado) La legislatura de Río Negro sesionará este viernes a puertas cerradas, en una resolución relacionada a la crisis por el Coronavirus, ubicando a los legisladores por encima de los alumnos de escuelas primarias.

Nadie, ningún legislador, ni siquiera de la oposición, dijo algo sobre la evidente psicosis que se vive en Viedma ni pidió suspensión de clases, pero mansos como corderos que son a los dictados de la autoridad, irán a sesionar este viernes a puertas cerradas.

Otra muestra de gente, especialmente los llamados opositores ya que el oficialismo es el que toma las medidas que se deberán criticar, que les importa un rábano el otro.

Un breve repaso por la bancada opositora muestra el pedrigué con el que están hechos: tiene médicos sanitaristas (Choconi, aún no se le conoce la voz en el recinto), mujeres madres (la presidenta del bloque FdT está más preocupada por conseguirle aranceles impositivos a sus socios de Bariloche), maestros de escuela (Marinao, que sí cobra rigurosamente las cuotas de su seguro por un rasguño en su brazo) y sindicalistas (de qué puede preocuparse Barreno si en su gremio no falta alcohol en gel)

Impresentables

Toda la legislatura deja mucho que desear, pero los llamados “peronistas” están tan absortos en su candil que ni siquiera pueden morderse la cola