Después la repercusión en FM Signos y redes sociales que tuvo el caso de Carina, la mamá de un niño discapacitado motriz a quien le cortaron el suministro de agua potable, Aguas Rionegrinas restituyó el servicio a primeras horas de la tarde.

La propia audiencia y lectores de El Tendal hicieron notar su bronca en un hecho que además es violatorio de la ley 2428 que impide en Río Negro el corte de servicios básicos mientras dure la emergencia económica.

Además, esta familia está amparada por leyes nacionales y provinciales que la empresa debería conocer, más allá de un simple número de cliente.

El caso llegará en las próximas horas a la Defensoría del Pueblo, según hicieron saber los damnificados a este medio yagradecieron a una reconocida militante barrial de JSRN que se involucró en el tema.

Es de esperar que no se repitan hechos similares, como así tampoco la negativa de la empresa social rionegrina a atender a la requisitoria periodística de El Tendal con la falaz argucia que necesitaban saber el nombre de la denunciante, hecho que el o la responsable de prensa del organismo debería entender como de regla básica del periodismo.

 

- Publicidad -