Dirigentes de todas las vertientes del peronismo y adherentes al kirchnerismo refuerzan por estas horas los lazos con la Capital Federal ya que resultan claves la “participación” en la designación de los cargos en organismos nacionales diseminados en una provincia como Río Negro.

La pérdida de la provincia y la mayoría de las intendencias hace que los cargos públicos nacionales se transformen en verdaderos objetivos.

Son más de 80 entes y organismos y más de 200 las designaciones posibles en cargos jerarquicos, más los contratos laborales que pueden realizarse.

Ya trascienden nombres, aunque no es descabellado pensar que el radicalismo logre más de un cargo gracias a los contactos con los ex Franja Morada y Coordinadora ahora con Alberto Fernández.

En Viedma se dice que Evelyn Rousiot va a la ANSES; Enrique Camino y Ferrari (hijo, cotitular de la oficialista agencia de noticias ADN) suenan en Radio Nacional; y hasta el inefable Matías Rulli podría recalar en la Gerencia de Empleos del Ministerio de Trabajo de nación.

Como se ve, los exponentes del otrora poderoso radicalismo local siguen siendo premiados.

Incluso se habla de periodistas, massaccessitas y veranistas en su momento en Río Negro con posibilidades de cargos.

Mientas tanto,  “Kausa Peronista” que lidera el peronista viedmense Gustavo Casas sigue recorriendo Río Negro en el armado territorial y político en apoyo al nuevo gobierno nacional.

Casas, junto al médico Luis Nievas, estarán esta semana en la Línea Sur y en Bariloche.

En la ciudad lacustre se reunirán con dirigentes de la talla de César Miguel y Ricardo Caleuche, ambos ex intendentes peronistas de Bariloche y El Bolsón, respectivamente, y además militantes de comprobada coherencia, honestidad y compromiso.

- Publicidad -