“Es para nosotros el mayor avance de todos en estos años de lucha”, dijo en “El Tendal” Roberto Díaz, presidente de la Unión de Inquilinos de Río Negro sobre el avance en el Congreso de la Nación de una nueva ley de alquileres.
La iniciativa modifica varios aspectos de la actual ley de alquileres.
En primer lugar, se extenderá de dos a tres años la duración mínima del contrato; asimismo, se estableció que el precio del alquiler se actualizará anualmente acorde a una fórmula mixta que combinará, en partes iguales, el índice salarial (Ripte) y el índice de inflación (IPC).
“Esto le da al inquilino un mejor precio, porque no se registran más aumentos que los del índice que, además siempre va con los salarios y no con la inflación”, dijo Díaz por el 90.9
Asimismo, se definió que el depósito que deberán desembolsar los futuros inquilinos para acceder a la vivienda será de solo un mes y no podrá ser mayor al valor del primer mes de alquiler.
“Este dictamen significa un gran paso adelante porque corrige muchos abusos que hoy existen en el mercado de alquileres -exaltó el diputado Daniel Lipovetzki (Cambiemos). Esta es la tercera vez en cuatro años que se dictamina sobre una nueva regulación; esperemos que en esta oportunidad podamos avanzar antes de fin de mes con una media sanción”.
Para Díaz otra reforma importante que introduce esta iniciativa tiene que ver con las garantías: actualmente el propietario es quien impone la garantía para el alquiler, mientras que con la futura ley el inquilino podrá elegir dos opciones dentro de un amplio menú, y el propietario deberá aceptar una de esas propuestas. Según el proyecto, se permitirá garantía propietaria -es decir, otro inmueble-, certificación de ingresos o recibo de sueldo, avales bancarios o seguro de caución.
Por otra parte, se deja establecido que las expensas ordinarias deben ser afrontadas por el locatario, y las expensas extraordinarias quedarán a cargo del propietario.