(Por Héctor “Coco” Colás).- El 24 de octubre de 1958, hace 61 años, en instalaciones del Club Social de Viedma, se reunió un grupo de 51 trabajadores estatales con el objetivo de constituir una entidad sindical que agrupara a todo el personal civil de la administración pública provincial.
El 1 de mayo de 1958 había asumido Arturo Frondizi como presidente de la Nación. En Río Negro, ese mismo día, accedía como primer gobernador provincial Edgardo Stéfano Nazario Castello. Ambos dirigentes políticos pertenecían a la Unión Cívica Radical (UCRI).
El impulsor, nervio y motor de la reunión constitutiva fue David Colombo Valle, empleado
público del Consejo Provincial de Educación, quién a propuesta de los presentes presidió la asamblea. En su mensaje señaló la necesidad de organizar y estructurar “una entidad moralmente fuertey debidamente capacitada para analizar y debatir con representantes de los tres poderes del estado problemas comunes con verdadero espíritu de ecuanimidad en las soluciones que cada caso requiera”. Seguidamente afirmó: “tendremos la oportunidad de gestionar y mejorar los derechos y obligaciones quecorrespondan alsector, intervenir y desarrollar una amplia actividad en el campo mutual, cooperativo, social y en todo rubro que sea beneficioso para el trabajador estatal.
Con 121 afiliados al denominado Sindicato de Empleados Públicos de la Provincia fue lentamente avanzando en sus objetivos. David Colombo Valle ocupó la primera Secretaría General de la entidad. Le siguieron Ernesto Moro, Italo Falca y un triunvirato reorganizador por acefalia integrado por Julio Morchio, Amilcar Casio Rossi y Héctor Jorge Colás. Continuaron como Secretarios Generales, Edgardo Ovidio Abrameto, Héctor Jorge Colás, Cirilo Bustamante, Carlos Enrique Goncalvez y Víctor Rómulo Barreno. Durante esta última gestión se adoptó la trascendente decisión de fusionar el Sindicato de Empleados Públicos con la Unión del Personal Civil de la Nación. En el año 1972 la entidad sindical se transformó en la seccional Río Negro de la UPCN.
Es preciso recordar que durante la gestión de Goncalvez, la Comisión Directiva logro en el año 1969 que el gobernador de facto Roberto Vicente Requeijo a través de un decreto estableciera como “Día del empleado Público” el 24 de octubre de cada año, en recordación a la fundación de la de la organización gremial. La norma legal determinó que esa fecha fuera no laborable y pago para todos los empleados públicos provinciales.
Continuaron posteriormente como Secretarios Generales, Alberto Rubén Arca y en 1994 asumió la conducción del gremio Juan Carlos Scalesi, que a través de varias reelecciones continúa hasta la fecha como Secretario General de la más numerosa organización sindicalde la provincia. Ayer la institución cumplió 61 años de vida. Ayer se tendría que haber festejado el 50 aniversario de la conmemoración del “Día del Empleado del Empleado Público”, sin asistencia al trabajo.
Pero no fue así. El gobernador Weretilnek aconsejado por el sector gremial que lo acompaña tomó la decisión -ignoro sus fundamentos- de anular el Decreto de Requeijo que establecía el reconocimiento a los servidores del Estado provincial.
Considero que se tendría que haberse respetado la historia y la memoria de los pioneros que cuando nacía la provincia levantaron las banderas del sindicalismo para luchar por su salario y mejores condiciones de trabajo y de vida.
La conducción de UPCN debe recuperar cuanto antes esta vieja conquista gremial. Creo que la justicia provincial y el parlamento de Río Negro deben devolver como “Dia del Empleado Público” el 24 de octubre de cada año. La historia y la verdad no resisten acciones falsas y discriminatorias. Debemos recordar también que a los trabajadores estatales provinciales se les robó el Hotel Pilmayquen de Bariloche adquirido con sus aportes previsionales para entregárselo al Poder Judicial. También un gobierno radical cuando transfirió la Caja de Previsión al ANSES cercenó la percepción del 82 por ciento móvil que venían recibiendo los trabajadores estatales por imperio de la Constitución Provincial y la Ley del Estatuto del Empleado Público Provincial. Pero lo más aberrante e incalificable contra los empleados públicos provinciales lo concretaron los representantes del pueblo en el parlamento de Río Negro. Los diputados sancionaron una Ley otorgando el 82 por ciento a jueces y funcionarios del Poder Judicial rionegrino. Excluyeron de un legítimo derecho a los servidores públicos y beneficiaron a un sector beneficiado con insultantes remuneraciones, irritantes privilegios como que cobran la antigüedad a partir de la fecha que se recibieron de abogados y otras canonjías exclusivas.
Con un día de retraso, saludo afectuosamente a los empleados públicos en el Día del Empleados Público Provincial.

(*) Ex Secretario General del Sindicato de Empleados Públicos de Rio Negro

- Publicidad -