Esas muecas del destino.
En el año 2003 Pedro Pesatti caía frente al radical Jorge Ferreira y se inauguraba una dinastía radical en la capital rionegrina que duró larga década y media.
Primer dato histórico de la elección municipal viedmense.
El segundo.
El enorme fiasco de las encuestadoras.
Llamativo lo de Ricardo Vignone que se tiró a la pileta sin agua.
Predijo 44 por ciento de votos para Pesatti y a Sabatella tercero.
Le erró por 10 puntos (algo inconcebible en una encuestadora que se precie de tal) y Sabatella arañó un concejal con su famélico cuarto lugar con el 9,9 por ciento.
Lo de Pablo Díaz, realmente inexplicable.
Anunció más del 50 por ciento de votos para Pesatti y le daba 6 de 9 concejales.
Cosechó 4 y apenas.
Le erró por 20 mil votos, en una ciudad donde votaron algo más de 30 mil
Para ambas encuestadoras, decir que acertaron el ganador es poco serio.
Una niña de 4 años lo podía decir igual.
Además, como encuestadoras, debían haber alertado la baja concurrencia de votantes. Para eso les pagan.
Y tercero.
La acertada lectura de “eltendal.online”.
Fueron tres tercios.
Uno e lo quedó Pesatti y ganó.
El otro, De Rege y no le alcanzó.
El tercero, Rousiot no logró convencer que ella era Cristina y Alberto y se le escaparon los votos para Sabatella y Chironi.
Pero sería bueno que en las próximas elecciones los políticos dejen un poco las redes y los “blef” y se detengan más en lecturas de gente que hace 40 años hace lo que hace sin verso.
Y es gratis.
La sorpresita:
Vanesa Cacho, pareja de Sabatella y concejal electa por un partido vecinal, es también legisladora suplente del Frente de Todos del valle inferior. O sea, si le pasa algo a Pablo Barreno, asume ella en la legislatura.
Debería ser expulsada por inconducta partidaria del PJ.
Pero la muchachada se preocupa por Pichetto, que ya se fue sólo.
Sólo en este peronismo rionegrino puede pasar algo así.
El dato:
El 30 por ciento del Concejo Deliberante estará integrado por periodistas.
Es hora de hablar menos y hacer más.

- Publicidad -