Lo más grave de la Casa Peronista de Zara.
La inauguración de una “Casa Peronista” que milita a favor de la re elección del intendente José Luis Zara es uno de los hechos más llamativos de la actual campaña electoral. Tanto que con la publicación por parte del periodista Gustavo Silvestre por C5N se nacionalizó el hecho.
No es descabellada la “unión” ya que el propulsor de la iniciativa, Juan Héctor Angos, es un conocido integrante del peronismo maragato, que supo ser presidente del Concejo Deliberante y figura clave de ese partido durante muchos años, mientras hoy es un ferviente adherente al zarismo.
Sin embargo, pocos recuerdan que Angos figura en la lista desclasificada de los servicios de inteligencia durante la última dictadura militar, la más terrible y sangrienta.
Por ello, suena a cuento chino eso de “votar a Zara y apoyar a FF”. Su paso por las estructuras de la inteligencia parapolicial lo alejan ideológicamente de quienes representan al gobierno de los juicios por la Verdad, Justicia y Memoria.
Efectivamente, bajo el número de lista 250, Juan Héctor Angos, DNI 5.518.431, quedó expuesto en la publicación realizada en la “Revista 23” a raíz de un proceso de “blanqueo” de hombres y mujeres que en los años de plomo desempeñaron una actividad de espionaje, información y tráfico de datos en detrimento de dirigentes políticos, gremiales, estudiantiles, sociales y eclesiásticos.
Desde esa publicación, hace casi una década y en plena época kirchnerista, nunca se supo de una desmentida por parte de Angos.
Según el libro “Evita Montonera”, escrito por el militante de los años 70 en la Juventud Peronista de Ingeniero White, Enrique Ferrari, Angos y su hermano participaban activamente en grupos de tareas luego relacionados con la también tristemente célebre “Triple A”.

- Publicidad -