Aunque sin exponerse aún públicamente, crece un profundo malestar en el seno de la fuerza policial rionegrina.
Según pudo establecer este medio, los uniformados sancionados por aquel “levantamiento” de dicembre de 2013 no solo sufrirán las sanciones anunciadas,sino que además se verán impedidos de ascender en la fuerza al menos por dos años.

Los cuadros intermedios de la institución ven en ello una sanción política encubierta por parte de la autoridad política que, como se sabe, le renovó la confianza al ministro Perez Estevan que continuará en el cargo con la gestión de Arabella Carreras.

Por otro lado, y mientras está reunido en estas horas el cuerpo que analiza sanciones y ascensos,no dejan de manifestarse la orfandad salarial del sector y la exageración de juicios “sumarísimos”
Ese estado solo se aplica a casos donde la Policía queda expuesta socialmente por faltas graves de uno de sus integrantes.

Sin embargo, se enumeran en ese tenor hechos simples y habituales en el acontecer diario.
“El ambiente está en ebullición”, señaló un importante retirado de la fuerza ante este medio y recordó casos emblemáticos que involucran a efectivos.

“Les robaron en una comisaría del alto valle. Nadie puede creer que esa tortuga se haya escapado”, agregó.