Por el programa de “Construcción Colectiva de la Memoria” que lleva adelante la Subsecretaría de Derechos Humanos del municipio de Viedma se inmoratilan los rostros de José Suracce y Julio García, vecinos de la Comarca asesinados por la Triple A en 1975, en el mural construido en la Escuela Provincial de Náutica.
Desde el municipio se indicó que este mural “refleja no sólo los rostros de estos vecinos, sino también parte de su historia, que pudo ser reconstruida gracias al aporte de familiares y vecinos, que facilitaron materiales como fotos, cartas, anécdotas y otros recuerdos”.
La terrible herencia del accionar de la Triple A también se cierne sobre la Comarca que, aún con los espasmos propios de la memoria y la historia, sigue viendo cómo personeros de esa macabra organización parapolicial siguen caminando por las calles de Patagones y Viedma sin que hasta ahora hayan sido molestados.
La macabra CNU alberga aún indisimulados representantes en sitios claves, amparados por un sistema aún más perverso porque encierra incluso relaciones económicas y de poder muy escabrosas.
Esta propuesta, forma parte de los programas en políticas públicas con enfoque en derechos humanos que lleva adelante la Secretaría de Desarrollo Humano de la Municipalidad de Viedma, a través del área del de Derechos Humanos, con el objetivo de visibilizar estas historias colectivas y hacer parte a la comunidad.
Durante la actividad, participaron integrantes del equipo de la Subsecretaría, familiares de Julio y José, y referentes de la Asociación de ex presos políticos de Río Negro.

- Publicidad -