La Municipalidad de Patagones, a través de la Dirección de Turismo informó a la comunidad que a partir de este viernes, 9 de agosto, comenzará a funcionar desde la Estación de Ferrocarril local, el servicio regular de pasajeros del Tren Patagónico S.A., con destino a la ciudad de San Carlos de Bariloche.
La formación partirá desde la estación ubicada en la Avenida Juan de la Piedra, a las 16:30 horas, y la venta anticipada de pasajes se realizará en dependencias de la Terminal de Ómnibus de Carmen de Patagones, ubicada en la calle Barbieri 165, ventanilla Nº 1.
El Tren Patagónico es un ferrocarril de características turísticas con fuerte impronta desde lo social; recorre de forma paralela a la ruta nacional 23 un trayecto de 830 kilómetros, pasando por los mejores paisajes de la meseta patagónica, uniendo el océano y la cordillera con los mejores servicios a bordo para viajar descansando.

La estación de Patagones

La vieja Estación del ferrocarril del Sud, abierta en 1923 y cuya fachada actual data de 1926, guarda los ribetes del estilo tan propio que los ingleses le imprimieron al “desarrollo más fantástico de la América del sud”, como lo definen los libros de historia a aquellas primeras décadas del siglo pasado en la Argentina.
Los aciagos años 90, con el cierre de ramales y servicios, determinó este deterioro que lleva ya treinta años.
La categoría de punta de riel y cambio de vías de Patagones le dieron un formidable ímpetu económico, social y productivo ya que se trató por años de un nudo clave en las vías de comunicación para y desde la Patagonia.
Era el lugar donde se rotaban locomotoras, se proveía al coche comedor, se recargaban los vagones tanque con agua y combustible y se generaba un importante servicios de carga.
El gris descolorido de la estación, los viejos galpones sin vida y las casas de los ferroviarios paralizadas en el tiempo son fieles testigos de un país que eligió muy mal cunado tuvo que elegir.
El año anterior y luego de una recorrida con personal de Obras Públicas municipal, el intendente José Luis Zara había anunciado los trabajos necesarios para su paulatina recuperación para destinarlo al Centro de Formación Profesional.
Una ordenanza presentada oportunamente y hace muchos años por un inquieto Ricardo Marino declaró al sitio como “histórico, cultural y social” y pedía su recuperación como monumento a la historia local.
Marino, justo es decirlo, ha sido en estos años la voz más autorizada en el reclamo y trabajo permanente por recuperar el servicio de trenes para Patagones.
Patagones tiene la oportunidad de volver al menos una vez por semana a sentir la clásica sirena ferroviaria, sus campanas y avisos de tránsito.
En las responsabilidades reinantes, está la decisión de iniciar un camino de recuperar nuestra historia.

- Publicidad -