Después de 8 años y un largo peregrinar por pasillos de tribunales, abogados, fiscales y medios de comunicación, una madre de Viedma logró que este jueves 8 de agosto se desarrolle la “audiencia de acusación” contra un supuesto abusador de su propia hija.
El caso, aunque sin dar nombre para proteger a las víctimas, fue ampliamente difundido por este medio desde hace tiempo.
Hace unas semanas en “eltendal radio” y en este mismo diario digital se conoció el testimonio del abuelo que con no poca indignación, relató las aciagas horas que vive la familia desde hace años, con ribetes incluso de prácticas mafiosas.
Mensajes raros, presencias en plena madrugada de personas merodeando el hogar de la madre y las niñas, roturas de elementos como medidores y cerramientos de seguridad y sospechosos vehículos siguiendo en plena noche, supusieron un penoso calvario de una familia viedmense.
La justicia, que en un primer momento desechó las denuncias, permitió a partir de una decisión del Superior Tribunal de Justicia analizar nuevamente el caso que este jueves tendrá la anunciada audiencia de acusación.
El pasado 1 de agosto la justicia resolvió rechazar el pedido de sobreseimiento contra R.O.R y continuar con el proceso.
Largos minutos de denuncias radiales, tristes exposiciones ante profesionales y abogados, marcaron el peregrinar de una madre que no cesó en la lucha por la verdad y la justicia ante la contundente confesión de su hija.
El episodio, que en ciertos momentos deslizó ocultas relaciones en el entramado jurídico viedmense, abre una esperanzadora posibilidad no sólo en este caso en particular sino en otros muchos que quedaron en los primeros cajones de la justicia local.
Abogados, funcionarios judiciales, fiscales y jueces tienen ahora una oportunidad para decidir de acuerdo a derecho.