Esto es lo que imaginamos cuando pensamos en el futuro del trabajo en Argentina. Es que la precarizacion laboral comenzó con los inicios del siglo XXI y se esta profundizando en la actualidad, pongámonos en contexto y hagamos memoria, todo comenzó con la reforma laboral propuesta por el entonces presidente Fernando De La Rúa en el año 2000 que ampliaba los contratos a prueba y permitía a las empresas despedir a los trabajadores cada seis meses e ir re contratándolos con la consiguiente pérdida de antigüedad e indemnización por despido aunque la ley nunca se aprobó, por suerte, porque era mucho más severa, este y otros puntos quedaron en la legislación laboral.
Con el correr de los años y gracias a la ola global y el apoyo de los grandes empresarios y gobiernos débiles el mercado laboral se precarizó de una manera alarmante, se ha motivado él cuenta propismo sin ningún beneficio social como nunca antes en la historia llamase Uber, Rappi, Pedidos Ya, Globo y otras aplicaciones que lo único que hacen es sacarse todos los costos laborales y beneficios para el trabajador, o sea a nada de obra social aportes patronales y jubilación, viviendo el día a día con magros ingresos y rezando para que no se produzca ninguna contingencia. A todo esto hay que agregarle la pérdida de empleo industrial que inexorablemente y por la capacidad de China de quedarse con todos los puestos existentes a través de nulos derechos esta afectando a todo el mundo llevando a naciones ricas y pobres a niveles de desempleo altísimos y a los que pueden evitarlo caso de Estados Unidos y Alemania creando empleos precarios y de baja calificación o sea bajos salarios lo que da todo un paradigma porque estas naciones tienen crecimiento económico pero no generan empleos de calidad o sea se vuelven sociedades de empresarios ricos y trabajadores pobres cerrando la ecuación solo para los primeros, exactamente pasa lo mismo en nuestro país, profundizándose con la llegada del Macrismo y sus políticas económicas que no benefician en nada a los trabajadores porque lo único que hace es cerrar industrias las únicas que generan empleos de calidad y bien remunerados y empujando al desempleado al trabajo en negro y cuenta propismo, como resultado final la marginalidad social y la pobreza estructural.
Esto nos hace llegar a la conclusión de que si no se atacan estos problemas el futuro del país será oscuro y problemático.
Como sociedad debemos exigir a la clase dirigente del país que desarrollen políticas activas para generar puestos de trabajo de calidad con un fuerte fomento a las Pequeñas y Medianas Empresas y a los Emprendedores, también mejorar la calidad de la educación solo así la Nación podrá progresar si no seguiremos con las crisis permanentes y viendo el futuro de nuestros hijos en riesgo.
(#) El autor es analista Económico

- Publicidad -