(foto Radio Encuentro)

“Viedma tiene seis barrios comunitarios, mal llamadas “Tomas”, donde los riesgos son enormes ante la falta de servicios esenciales y el descuido de los organismos públicos”, dijo Martina, integrante de “La Garganta Poderosa” en “eltendal.radio” por FM Signos.
El incendio de tres casillas en las primeras horas del lunes pasado encendió otra vez la luz de alerta sobre la endeble situación de familias enteras que viven en condiciones flagrantes, especialmente en casillas de madera y nylon o directamente en carpas.
Lo ocurrido en Barrio unión, a escasos metros de los barrios Inalauquen y Guido, demostró que “es muy peligroso lo dispuesto por la municipalidad y la empresa EDERSA donde sólo hay un pilar de luz para todos los vecinos, por el que pagan 40 mil pesos por mes de consumo y no tiene las condiciones mínimas de seguridad”.
Para Martina “es tan precario todo que este lunes ocurrió que los bomberos no podían entrar a apagar las llamas porque el cableado entre casillas y carpas está a muy baja altura”
La militante social explicó en el 90.9 que “es muy grave la situación social de esos barrios comunitarios, mal llamados tomas, porque no hay respuestas de las autoridades comunales porque consideran que no son barrios, sino tomas”
“Estamos hablando de muchos chicos y abuelos que no tienen otro lugar donde vivir”, sentenció.
Martina dijo que “nosotros solventamos un merendero comunitario, que sólo funciona los sábados, y son decenas los pibes que van y ahora se han sumado las familias enteras que no tienen que comer”.

- Publicidad -