Una inesperada polémica surgió en el Senado de la Nación entre la rionegrina Magdalena Odarda y el neuquino Guillermo Pereyra para dirimir cuál ciudad es la Capital o Cuna del Canotaje argentino.
El fuerte debate no pudo ser zanjado y la ley de declaración seguirá la danza de análisis en las comisiones.
Como se sabe, Viedma trabaja desde hace año esa potestad afirmada en una disciplina deportiva que reúne a la familia, las entidades, y el deporte de elite.
Sus logros regionales, nacionales, continentales y mundiales la ubican a la puerta de ese palmaré con títuos y nombres de enorme valía.
La singular polémica se instaló porque Pereyra arguyó también con títulos y nombres propios.
La Regata Internacional del río Negro no estuvo exenta de citas en cada discurso.
“Neuquén tiene una larga historia, que se conecta con Viedma y Carmen de Patagones a través de las carreras de canotaje que se realizan”, explicó Pereyra.
Agregó que en Neuquén funciona el Club El Bigua, fundado en 1942, que cuenta con una escuela de canotaje y subrayó, además, que el campeón mundial de canotaje es el neuquino Franco Balboa, próximo a competir en los Juegos Olímpicos.
Odarda contrapuso que “el primer club de canotaje es del año 1933 y es el Club Náutico La Ribera de Viedma”.
Y no subestimó a los deportistas de su provincia: “También tenemos palistas importantes, y ya van 43 ediciones de la regata que recorre todo el Río Negro desde Neuquén hasta Viedma”.