“Es lo que se esperaba. Negar la realidad no lleva a ninguna parte. Hay hambre en Viedma”, dijo el Padre Luis García Rodríguez en “eltendal.radio” por FM Signos.
El salesiano dijo que “desde el punto de vista ético era necesaria esta declaración de emergencia alimentaria. Basta de dar vueltas y buscar excusas para hacer lo conveniente para los de arriba y no para la gente”.
“Hay hambre en Viedma desde hace unos años. Y en estos momentos de frío, recrudecen las necesidades. No sé que hubiese pasado si no se aprobaba, porque en diciembre cuando no se aprobó el clima ayudaba; hoy con estos fríos y hambre la reacción hubiese sido distinta”, especuló.
El cura denunció además que las boletas de servicios están poniendo en jaque a la Iglesia católica.
“Nos calculan en base a metros cuadrados y, por ejemplo, en Virgen Misionera donde funciona nuestro centro de alimentos, nos llegaron 7.500 pesos de gas”, informó.
“Algunos reclaman a la Iglesia que abra sus puertas y de hecho la abrimos pero no alcanza. Es el gobierno y el Estado el que debe abrir sus puertas”, solicitó García y pidió “en este invierno el Estado debería pagar horas extras nocturnas y abrir SUM de escuelas y organismos para albergar a gente en situación de extrema necesidad”.
Recordó que “teníamos un albergue en Catedral y lo tuvimos que cerrar por falta de apoyo”
“Hoy en Viedma hay gente que no va a pedir a ningún lado y sin embargo no tiene ni para comer ni una frazada para taparse del frío esta noche”, ilustró.