Grave hecho se vivió en Viedma este sábado. Llaman la atención las dilaciones de la fuerza y la desmesurada reacción ante un hecho simple. En esta crónica del “delitómetro” se nota la lamentable nueva impronta policial de gatillo fácil y represión descomunal.

“El hecho se registró entre las 18 y las 18.30 horas cuando al parecer se produjo un tiroteo entre dos grupos de personas.

Fue en plena vía pública, lo que generó miedo e impotencia en muchas de las personas que estaban en el lugar.

Una mujer se comunicó con el”delitómetro” advirtiendo de lo sucedido y contando que su hija transitaba por la zona cuando se produjo el tiroteo.

“Al dirigirnos al lugar pudimos ver una gran presencia de efectivos policiales”, informó el medio de temas policiales.

En el caso del menor herido, en la denuncia consta que la madre fue advertida telefónicamente que su hijo estaba en el hospital. Que no sabía lo que había sucedido hasta que la novia del joven le contó que salieron de la iglesia y se dirigieron a su casa cuando la policía comenzó a dispararles balas de goma. El episodio se había registrado en la esquina de Guido y O´Higgins pero la agresión se produjo en la casa de la novia del adolescente a varios metros de la esquina.

“Le apuntaron a la cara”, señalaron familiares del joven al momento de pretender radicar la denuncia que en una primera instancia no se la habrían querido tomar por falta de certificado médico. La causa sería investigada por la Fiscal Paula Rodríguez Frandsen.

“Pensaban que era un pibe mayor y no lo es, tiene 17 años”, refirió uno de los familiares que prefirió resguardar la identidad por miedo. En el relato aseguraron que llamaron al 911 para pedir la ambulancia y les mandaron a dos policías en bicicleta y que recién desde la policía mandaron a llamar a la ambulancia al ver que el adolescente había perdido mucha sangre.

(La fotografía es de El Delitometro)

- Publicidad -