Un audio que se viralizó en las últimas horas en la región daba cuenta de “pollos podridos” que estaban siendo descargados en las sucursales de la cadena de supermercados La Anónima y alertaba sobre los riesgos de comprar esos productos.

La empresa emitió un comunicado esta mañana desde Comodoro Rivadavia donde desmiente categóricamente la especie, a la vez que asegura que la red de comercialización interna y su personal cumple con todas las prerrogativas legales en materia sanitaria.

No es la primera vez que se conocen este tipo de posibles situaciones y ya en 1998 una investigación hecha por el periódico La Ribera de Viedma denunció la existencia de pollos en mal estado, que luego de ser lavados con lavandina y sumergidos en toneles con ajo y perejil, eran cocinados para ser vendidos en las áreas de “Rotisería” de ese mismo supermercado.

Esta vez, las autoridades de la empresa salieron rápidamente a desmentir la especie